En verano es MUY complicado mantener un estilo de vida wellnex. A mi me gusta compararlo con una saga de pelis de Superhéroes.  Así que, después de “Este verano no abandones el wellnex”, llega a todas sus pantallas la segunda entrega con su  protagonista “La operación bikini” y con el archienemigo más temido de todas las vacaciones: el “Buffet libre”.

Y es que llevas días o incluso semanas en modo ” No voy a comer tanto… haré desayuno fuerte y resto ensaladas… para cenar frutas . . . etc, etc”.  Y en menos que canta un gallo te encuentras en el buffet del hotel con 3 platos repletos para desayunar, 5 clases de postres para comer y una pizza de 4 quesos para cenar con el botón de “a la mierda con todo . . . en septiembre me pongo a dieta” totalmente ACTIVADO.

Tranquilas porque el WellneX es como Batman.  Está viendo esa luz de S.O.S roja sin parar de parpadear  y viene  con el súper- traje de salvación para ayudarte sobrevivir a ese momento. O por lo menos a intentarlo.

wellnex comida

1. Vuelta y vuelta

Lo primero que hacemos cuando entramos es coger un plato y empezar a llenarlo como si no hubiera mañana. Que si pasta, arroz, patatas fritas, pollo, ahora he visto ese San Jacobo, un poco de salsa,  un refresco . . . y así hasta que sin darte cuenta llevas 3 platos repletos y AÚN te queda pasar por la zona de los postres.

¡Oh Dios mío ¡

TRANQUILAS, porque allí  hay comida para parar un tren y dudo que se termine. Entra con calma y paséate por todo el buffet para ver las opciones que hay antes de coger un plato.

 

2. El 80%

En realidad si lo piensas bien, tampoco es tan variado el menú. El primer día es una fiesta en la que van sorprendiéndote cada minuto pero al tercer día estás hasta el moño de comer pizzas, pasta y muffins de chocolate, ¿verdad?

Siempre hay elecciones mejores y peores (y todas sabemos cuáles son) por lo que es fundamental que hagas un pequeño esfuerzo en priorizar por lo menos un 80% de tus comidas en opciones saludables (verduras, ensaladas, cremas frías, agua y fruta). Y reparte las opciones menos saludables a lo largo de todas las vacaciones.

wellnex comida 2

 

3. Cantidad

No es necesario que cada vez que te levantes llenes el plato de tal manera que vuelvas a la mesa como una equilibrista. Sírvete únicamente lo que vas a comer. Si te quedas con hambre siempre habrá tiempo de volver a levantarse (por lo menos contará como ejercicio).

 

4. Come despacio y sin distracciones

Estás de vacaciones así que RELAX. Tienes todo el día para disfrutar del entorno y de ti misma. Disfruta de lo que comes y evita distracciones revisando el teléfono móvil o con el televisor puesto que estas acciones hacen que no seas consciente de qué, cuánto y cómo comes.

 

5. Comparte

Yo siempre digo “Compartir es dar amor”. Y en el caso del postre tienes la posibilidad también de compartir calorías (que también es bonito).

Sé que hay mil y una alternativas muchísimo más apetecibles que esa manzana que te está diciendo con vocecilla inocente ”cómeme”. Y no puedo luchar contra las voces de los muffins, natillas, arroces con leche o helados de macadamia.

Si tu elección es la menos saludable simplemente comparte o reduce la cantidad. Si por el contrario tu elección  ha sido fruta, TRANQUILIDAD. Seguramente tendrás a todo el buffet observándote como si fueras  una “bicha rara”. Y tal vez lo seas, pero serás una “bicha rara” sana.

 

6. Felicidad

En el wellnex no es prohibir y no es buscar un cambio por obligación. No hay opciones buenas o malas,  sino más o menos saludables. Así que sea cual sea tu elección que te aporte lo más importante que no se encuentra en ningún menú.

 

FELICIDAD

(antes – durante y después de comer)